La Hiperhidrosis o Sudoración Excesiva

La Hiperhidrosis es una enfermedad caracterizada por la sudoración excesiva en una o varias partes del cuerpo. La hiperhidrosis primaria se produce en muchos casos por un factor hereditario, ya que no se encuentran causas evidentes. La hiperhidrosis secundaria es uno de los resultados de muchas enfermedades, como: trastornos de ansiedad, cardiopatía, cáncer,  ACV, neuropatías, etcétera.

Las personas con sudor excesivo pueden sudar incluso cuando no hace calor, sin estar haciendo esfuerzo físico alguno, ni estar frente a ningún estímulo psicológico.

sudor de axilasEsta sudación excesiva  puede afectar a la persona en sus actividades diarias sobre todo por la sobrecarga emocional que trae aparejada. Es posible que quienes padezcan hiperhidrosis se enfrenten con problemas en sus trabajos o vida social. ¿Por qué? Porque quienes padecen de esta enfermedad suelen evitar el contacto físico, como el apretón de manos al saludar, adoptan una postura física rígida, sienten la necesidad de cambiarse constantemente la ropa y por sobre todo les genera una sensación grande de inseguridad el notarse mojados y no poder controlarlo o estar preocupados por el posible mal olor.

Existen tratamientos para paliar la Hiperhidrosis, tanto médico- dermatológicos como cirugías. A algunos pacientes se les puede asignar Cloruro de Aluminio, que se aplica por las noches, antes de acostarse, pero una dosis excesiva podría causar irritación en la piel.

Hay también algunos medicamentos en forma de píldoras, pero no están exentos de efectos secundarios, por lo que debería consultarlo con su médico y hacer un seguimiento del tratamiento.

En los casos de sudor de axilas se puede utilizar Botox, que se inyecta debajo del brazo e inhibe las glándulas sudoríparas. Dura 6 meses y también se puede aplicar en las palmas de las manos o plantas del pie, pero se han reportado casos en los que generó debilidad en dichas partes y dolor.

Si se opta por recurrir a los tratamientos quirúrgicos los que se puede hacer es quitar directamente las glándulas sudoríparas con curetagge o succión. No se retiran todas las glándulas, pero sí una buena parte.

También hay un método quirúrgico llamado Simpatectomía Endoscópica Torácica, que es un poco más complicado y requiere de anestesia general.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>